El Banco de Alimentos de Valladolid, en colaboración con la Asociación de Supermercados de Castilla y León (ASUCYL) presenta la III edición de Recogida de Alimentos veraniega prevista para los días 2 y 3 de junio

  • Esta campaña necesita 1.000 voluntarios para mantener en las dos jornadas solidarias de recogida los 89.000 kilogramos de alimentos de la pasada edición.
  • Siguiendo el mismo lema del pasado año, “¡¡¡Tus alimentos, sus sonrisas!!!”, la Fundación y ASUCYL solicitarán en los 51 establecimientos de cadenas de alimentación participantes leche, cereales y zumos.

Lunes, 29 de mayo de 2017

El vicepresidente de la Fundación Banco de Alimentos de Valladolid, Gonzalo Hernández; el presidente de ASUCYL y delegado de Gadis en Castilla y León, José Daniel Posadas; la relaciones externas de Mercadona en Valladolid, Laura del Palacio; el responsable de supermercados Lupa en Valladolid, Raúl Crespo y los supervisores de Alimerka en Valladolid, Javier García y Judith Martínez presentan en el Aula de Formación del Banco de Valladolid, la III campaña de Recogida de Alimentos de cara al verano con el objetivo de reunir a unos 1.000 voluntarios que consigan mantener los 89.000 kilogramos de alimentos no perecederos recogidos en la pasada edición.

Bajo el lema de la pasada campaña “¡¡¡Tus alimentos, sus sonrisas!!!”, la Fundación y ASUCYL aúnan sus esfuerzos para ayudar a los 17.029 beneficiarios que atiende el Banco de Alimentos todos los meses a través de sus 152 asociaciones. Además, su objetivo final no es otro que el conseguir que a estas familias, con una vulnerabilidad más incipiente, no les falte ningún alimento básico ni esencial durante la época más calurosa del año. Para ello, tres serán los alimentos que se solicitarán en esta campaña: leche, cereales y zumos.

Para esta gran recogida veraniega, que es su tercera edición en Valladolid, no se han escatimado esfuerzos y tras varias semanas de movilización de voluntarios, búsqueda que aún continúa abierta, está previsto que en las dos jornadas que dura esta acción, cuenten con la ayuda y colaboración de 51 establecimientos de las cadenas de alimentación Gadis, Lupa, Froiz, Grupo Día, Mercadona y Alimerka.

Como ya se hiciera en la Gran Recogida de noviembre del pasado año, en esta operación especial veraniega, que arrancará este viernes 2 de junio y finalizará al día siguiente, 1.000 voluntarios, capitaneados por 54 coordinadores en tienda, darán lo mejor de sí mismos durante estos dos días para llegar a batir récord de participación y colaboración. Pero para conseguir el objetivo marcado por la Fundación y ASUCYL, la responsable de Operaciones Especiales del Banco de Alimentos de Valladolid, Mónica Gallo, ha asegurado que a día de hoy, todavía faltan muchas manos voluntarias y amigas para esta campaña. “Necesitamos más personas que se encarguen de recoger alimentos en los supermercados que aún no están cubiertos por voluntarios. Toda ayuda es necesaria para que nos ayudéis a ayudar. Con unas horas de vuestro tiempo estaréis ayudando y mucho a nuestros beneficiarios”.

Por su parte, el vicepresidente del Banco de Alimentos de Valladolid, Gonzalo Hernández, ha querido felicitar, a cada una de las cadenas de alimentación participantes y sus responsables al frente, “ya que sin su ayuda, su colaboración, implicación y solidaridad, este tipo de campañas no serían posibles por el trabajo que conllevan para sus establecimientos y empleados”. Además, ha aprovechado para hacer un llamamiento a los vallisoletanos para que participen en esta nueva operación que estará en plena acción los días 2 y 3 de junio.

Banco de Alimentos de Valladolid

El Banco de Alimentos de Valladolid es una Fundación legalmente constituida, laica, independiente y sin ánimo de lucro. Su campo de actuación es la ciudad de Valladolid y su provincia, actuando también en estrecha colaboración con los Bancos de Alimentos de otras provincias de nuestra Comunidad.

Su actividad se basa en el trabajo voluntario y en la generosidad de todos. Su objetivo es la búsqueda de alimentos y/o excedentes alimenticios, recibidos gratuitamente, y distribuirlos a centros benéficos e instituciones caritativas, tales como asociaciones, centros de acogida, residencias y asilos de ancianos, caritas parroquiales, conventos, etc., para que éstas, a su vez, los distribuyan a los colectivos más necesitados de la sociedad. La actuación del Banco de Alimentos va más allá de la recepción y entrega de alimentos y sus objetivos son, entre otros, luchar contra el hambre y mantener la cadena de solidaridad alimentaria estableciendo un puente entre los excedentes de alimentos de las industrias productoras y las necesidades más cercanas. La labor altruista de los voluntarios resulta esencial en todas las fases que comprenden esta gran campaña, y, no sólo por la recepción de los alimentos sino para su posterior recuento, clasificación y distribución.