Cerca de 92.000 personas salieron de la pobreza en los dos últimos años en Castilla y León, 16.000 de ellos, de la pobreza más dura que es la carencia material severa

  • Los indicadores que recoge el 7º Informe de EAPN sobre el estado de la pobreza descienden en Castilla y León respecto al año pasado y se sitúan por debajo de la media nacional. El Informe señala que la carencia material severa en Castilla y León, que es el tipo de pobreza más dura y la más directamente vinculada a las políticas de protección social de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, es la más baja de las comunidades españolas, un 2 % frente al 5,8 % de media nacional. En este sentido, las actuaciones desarrolladas en estos dos últimos años por la Junta, en colaboración con el Tercer Sector, encaminadas a paliar la pobreza y la exclusión social a través de los programas de la Red de Protección, hacen que Castilla y León vuelva a situarse en cifras semejantes a las anteriores a la crisis.

Lunes, 16 de octubre de 2017

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, ha participado en la presentación por parte de la Red Europea de lucha contra la pobreza y la exclusión social, EAPN, y de su presidente en Castilla y León, Daniel Duque, del ‘7º Informe sobre el estado de la pobreza’ que ha hecho público hoy esta entidad. Este informe señala, entre sus indicadores más significativos, que el índice AROPE (tasa de riesgo de pobreza y exclusión social) de Castilla y León se sitúa en el 23,2 %, lo que supone 4,7 puntos por debajo de la media nacional, que es del 27,9 %; que la tasa de riesgo de pobreza es de 17,7 % en Castilla y León y de 22,3 % en España, lo que implica que es 4,6 puntos inferior en Castilla y León; que la tasa de carencia material severa es del 2 % en Castilla y León y del 5,8 % de media estatal, lo que supone que esta media estatal casi triplica la tasa de pobreza severa de Castilla y León; que los hogares con baja intensidad en el empleo son menos en Castilla y León que en el Estado; que la tasa de pobreza severa es de 3,4 % en Castilla y León, 3 puntos menos que la media estatal, o que la renta media en Castilla y León es de 10.815 euros, lo que implica 107 euros por encima de la media nacional.

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades ha señalado que, a pesar de que, según estos indicadores del Informe de EAPN, Castilla y León se sitúa en niveles mejores que la media nacional y la tendencia de la evolución de las tasas de pobreza es positiva, especialmente en estos dos últimos años y en aquellas áreas más directamente afectadas por las políticas sociales desarrolladas, hay que seguir trabajando intensamente para responder a las necesidades más básicas de las personas y procurar su efectiva integración social. García ha reconocido que todos los avances que se han conseguido en la lucha contra la pobreza no hubieran sido posibles sin contar con la intensa colaboración de las entidades del tercer sector.

Evolución del estado de la pobreza

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades ha destacado tres aspectos concretos de los datos del Informe de EAPN. En primer lugar, se ha referido a que la carencia material severa, que es el tipo de pobreza más dura, y la que está directamente vinculada a las políticas de protección social de la Consejería para la lucha contra la pobreza, es la más baja de todas las comunidades españolas, situándose en el 2 %, frente al 5,8 % de la media estatal, que casi triplica la tasa de Castilla y León. Desde 2014, momento en el que más personas se encontraban en pobreza material severa, con unas 65.000 personas, el descenso ha sido de 0,6 puntos, pasando del 2,6 % al 2 % del 2016, lo que en términos absolutos supone que casi 16.000 personas han salido de este tipo de pobreza, el más severo. Esto supone un descenso en casi un 25 % del número de personas en carencia material severa, en línea con el objetivo de la Estrategia Europa 20/20. Mientras que en Castilla y León esta tasa se reduce, en el Estado no solo no se reduce sino que se incrementa, pasando del 4,5 % en 2009 al 5,8 % en 2016.

En segundo lugar, Alicia García ha destacado que en Castilla y León las tasas de pobreza comienzan a situarse en cifras similares a las anteriores al comienzo de la crisis. La tasa de riesgo de pobreza, principal componente del AROPE, tras incrementos y reducciones alternadas, ya recoge valores anteriores a la crisis, hoy se sitúa en el 17,7 %, y en 2008, estaba en 17,5 %. Es destacable el descenso de 2,7 puntos desde 2014, lo que supone que casi 76.000 personas salieron de la pobreza en estos dos años. Esto, unido a las 16.000 personas que han salido de la carencia material severa, supone que en los dos últimos años han salido de la pobreza en Castilla y León 92.000 personas.

En tercer lugar, García se ha referido a que otro aspecto destacable es que todos los indicadores que recoge el Informe descienden respecto del año pasado y todos se sitúan por debajo de la media estatal. 

La Red de Protección como herramienta efectiva contra la pobreza

A raíz del compromiso con los más necesitados, con la lucha contra pobreza y la exclusión, las actuaciones de la Junta de Castilla y León se enmarcan en la Red de Protección a las familias y personas. Esta Red ofrece respuestas eficaces a miles de familias y personas en Castilla y León: atiende a más de 170.000 personas de media al año, 171.000 personas, en 2015, 184.000, en 2016, y previsión de 190.000, durante este año, gracias a un incremento de los fondos destinados a su mantenimiento y mejora con 169,79 millones de euros en 2015, 183 en 2016, hasta alcanzar los 190 millones para 2017, es decir, casi un 12 % más que al inicio de esta legislatura.

Durante los dos últimos años, periodo en el que según el informe de EAPN más ha descendido la pobreza en Castilla y León, a través de la Red de Protección se han desarrollado actuaciones relevantes en la lucha contra la pobreza y la exclusión que arrojan los siguientes datos: 4.000 personas más han accedido a la Renta Garantizada de Ciudadanía, un 12 % más, llegando a más de 38.000, gracias a medidas como la aprobación de la Ley 4/2016 de 23 de diciembre que permite contar con una Renta Garantizada más flexible, más compatible y que llega a más personas. Junto a esto, 1.676 familias han sido atendidas en estos dos años en el Servicio Integral de Servicio Integral de Apoyo a las Familias en Riesgo de Desahucio, lo que supone que en este periodo se ha atendido cada día de media a dos familias para evitar que perdieran su hogar; se han concedido 27.000 ayudas de emergencia al año; 16.000 ayudas para el pago de suministros energéticos en los dos años; más de 800 llamadas atendidas para el suministro urgente de alimentos; cerca de 5.500 perceptores de Renta Garantizada encontraron trabajo en estos dos años y más de 21.000 contratos para personas en exclusión han sido incentivados por la Junta de Castilla y León desde el inicio de esta legislatura.

Aun así, Alicia García ha insistido en que lo más importante es no dejar de trabajar por las personas más vulnerables, por lo que la Junta sigue trabajando en acciones que permitan seguir reduciendo las tasas de pobreza. Actuaciones como las que se incluyen en el recientemente aprobado Plan Estratégico de Servicios Sociales, con la aprobación de un Proyecto de Ley para perfeccionar la configuración y el funcionamiento de la Red de Protección y con la innovación social en la lucha contra la pobreza a través de iniciativas como el proyecto europeo PACT, que la Consejería desarrolla en colaboración con EAPN.