La Diputación de Valladolid incrementa en 85.000 euros la ayuda para el Banco de Alimentos

  • Jesús Julio Carnero señala que “los convenios que hoy suscribimos forman parte esencial de las acciones directas que estamos desarrollando para intentar dotar a las personas que se encuentran en situación de riesgo de pobreza y de exclusión social en nuestra provincial de nuevas herramientas que les permitan encontrar una salida a su situación”.
  • Los convenios suscritos superan los 200.000 euros en ayudas para la alimentación en periodos vacacionales de escolares en situación de vulnerabilidad, el alquiler de viviendas de personas en riesgo de desahucio, mujeres víctimas de violencia de género y refugiados y para la formación destinada a mejorar la empleabilidad de personas en riesgo de exclusión.
  • La Diputación de Valladolid ha atendido en 2017 a más de 1.770 personas a través de las diferentes líneas de lucha contra la exclusión social, y destinará a tal fin en 2018 un presupuesto de 834.025 euros, un 651% más que en 2012.

Miércoles, 30 de mayo de 2018

El presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, ha firmado hoy la renovación de los convenios de lucha contra la exclusión social que la Institución provincial suscribe anualmente con la Fundación Banco de Alimentos, Cáritas y Cruz Roja. Los convenios han sido ratificados por el presidente de la Fundación Banco de Alimentos, Jesús Mediavilla; el director de Cáritas Diocesana de Valladolid, Guenther Eduardo Boelhoff y el presidente de Cruz Roja Provincial, Eduardo Sánchez, en un acto en el que también ha participado el alcalde de Viana de Cega, Alberto Collantes.

El convenio con el Banco de Alimentos vuelve a tener una continuidad de colaboración, iniciada en 2014, y recibirá por parte de la Diputación de Valladolid un incremento económico de 85.000 euros, un crecimiento del 21,3% con respecto al pasado año.

En este caso, 15.000 euros irán destinados a gastos de inversión y se mantiene la cifra de 70.000 euros para atender los gastos corrientes necesarios para la recogida, selección, almacenamiento y distribución de alimentos a través de más de setenta entidades, que en el año 2017 llegaron a un total de 4.492 beneficiarios en la provincia de Valladolid.

En este sentido, la aportación realizada por la Diputación permitió al Banco de Alimentos reforzar la adquisición de los productos más demandados por las familias usuarias y con menor oferta por las entidades donantes. Así, destacan la compra de leche (75% del gasto), huevos (13% del gasto) y leche infantil (12%). Una situación que se hizo especialmente preocupante en la campaña extraordinaria de Navidad, donde la Diputación aportó 3.000 euros extra para la adquisición, especialmente, de huevos frescos.

Jesús Julio Carnero ha destacado que “la lucha contra las situaciones de necesidad y de exclusión ha sido y sigue siendo una de las prioridades que nos marcamos en este mandato, con el objetivo de seguir dando respuesta a las situaciones de vulnerabilidad que viven muchas personas y familias de nuestra provincia, que se ha visto agravada por la situación de crisis económica que nos ha tocado vivir y cuyas consecuencias lamentablemente siguen padeciendo todavía muchas personas”.

Para mitigar estas situaciones y contribuir a la cohesión social en nuestra provincia, así como para la eliminación de las desigualdades, el presidente de la Diputación de Valladolid ha señalado que “estamos trabajando en una doble dirección. Por un lado, apostando por el desarrollo económico y la creación de empleo, lo que sin duda es una de las mejores medidas de prevención de las situación de vulnerabilidad. Y, por otro, consolidando las políticas sociales para dar respuesta a las necesidades de los colectivos más vulnerables. Es en este ámbito donde de enmarcan los convenios que hoy renovamos con las tres entidades con las que venimos colaborando desde hace ya cinco años”.

Convenios con Cáritas y Cruz Roja

Los convenios con Cáritas y Cruz Roja vuelven a estar dotados con 120.000 euros, 60.000 euros para cada entidad, e incorporan las diferentes líneas de actuación que se han ido desarrollando desde su inicio en 2013. Los convenios se iniciaron con un programa de ayudas destinadas al alquiler de vivienda para las personas individuales o unidades familiares que hayan sido desalojadas de su vivienda habitual por impago de cuotas hipotecarias o del alquiler concertado y se ha extendido con el paso del tiempo a favorecer la vivienda a refugiados y a mujeres víctimas de violencia de género, así como a facilitar su integración social con acciones formativas específicas.

Junto a ello, el pasado año se incorporaba el programa de apoyo a las necesidades básicas esenciales de los menores, especialmente la alimentación, durante los periodos vacacionales de los escolares, del que se han beneficiado en 2017 un total de 275 menores.

Como novedad para 2018 se incluye la realización de acciones formativas dirigidas a formar a personas en situación de vulnerabilidad social para especializarlas como asistentes personales de personas con discapacidad, figura prevista en la Ley de la Dependencia y que se vislumbra con gran potencial de empleabilidad y destinadas a atender a personas con diferentes discapacidades en el medio rural.

En total, en 2017 se concedieron 15 ayudas de alquiler de viviendas, 9 a través de Cáritas y 6 a través de Cruz Roja. En cuanto a las acciones formativas, 62 personas participaron en los cuatro talleres impartidos por Cruz Roja, dos de habilidades sociales (Medina de Rioseco y Tudela de Duero) y otros dos de español para extranjeros (Bolaños de Campos y Mojados). Por su parte, 14 personas participaron en un curso de Operaciones básicas de Cocina organizado por Cáritas, de las que 6 se han insertado en el sector de la hostelería.

Defensa de los más frágiles

Jesús Julio Carnero ha destacado “el importante esfuerzo que estamos realizando para reforzar la inclusión social de las personas más vulnerables, de los más frágiles, en todos los ámbitos. Así, hemos incrementado el presupuesto destinado a este programa en un 651%, pasando de 112.315,20 euros en 2012 a los 834.025 de 2018. Ello nos ha permitido no sólo atender a un mayor número de beneficiarios, con un incremento del 55%, al pasar de 1.152 personas en 2012 a más de 1.778 personas en 2017, sino reforzando e incrementando las diferentes áreas de actuación”.

En este sentido, ha recordado que “si bien el número de peticiones de ayuda ha descendido, gracias sin duda a la mejoría de la situación económica, las personas que siguen en situación de vulnerabilidad viven una situación más cronificada, por lo que es necesario incrementar las ayudas con el fin de garantizar una mayor protección social en todos los ámbitos”.

Como ha señalado Jesús Julio Carnero, “en esa lucha no estamos solos, contamos con la inestimable ayuda de las organizaciones y de las personas que componen el Tercer Sector. Por ello, los convenios con Cáritas, Cruz Roja y Banco de Alimentos forman parte esencial de las acciones directas que estamos desarrollando para intentar dotar a las personas que se encuentran en situación de riesgo de pobreza y de exclusión social en nuestra provincia de nuevas herramientas que les permitan encontrar una salida a su situación”.

En este sentido, ha recordado que “este año hemos abierto además una línea de colaboración novedosa con Cáritas, Cruz Roja, Banco de Alimentos y Fundación Real Valladolid para, bajo el lema ‘Contigo, Con el Pucela’ impulsar la asistencia de personas en situación de vulnerabilidad a los últimos 10 partidos de Liga, a través de las adquisición de 51 abonos, 17 por cada una de las entidades colaboradoras, que se han encargado de la gestión de los mismos entre las personas de la provincia integrantes de unidades familiares perceptoras de ayudas de alimentación, transporte, alquiler, etc.

Otras actuaciones contra la exclusión social

Además de los convenios suscritos hoy, la Diputación de Valladolid mantiene otra serie de actuaciones entre las que destacan las Ayudas de Emergencia Social de Carácter General. En 2017 se concedieron un total de 203 ayudas, destacando las 56 ayudas para alimentación las 53 ayudas para el pago de alquileres de vivienda o las 38 ayudas para la atención de cuidados personales esenciales.

Junto a ellas, hay que reseñar las 7 ayudas destinadas a atender las emergencias sociales relativas a la alimentación infantil, o las 5 ayudas para material didáctico, si bien este tipo de ayudas se han reducido notablemente tanto por la implantación del programa de apoyo a las necesidades básicas esenciales de los menores, como por las ayudas destinadas a las AMPAS de la provincia para la adquisición de material didáctico en los centros educativos. Asimismo, se han concedido 31 ayudas a estudiantes universitarios de nuestro mundo rural.

Además, se han concedido 117 ayudas en materia de pobreza energética, en 21 de las cuales la Diputación de Valladolid ha intervenido con las empresas suministradoras para evitar el corte de suministro. Asimismo, en 2018, la Diputación de Valladolid ha puesto en marcha una nueva línea de ayudas destinada a realizar pequeñas reformas en los hogares vulnerables que permitan mejorar la eficiencia energética, dotada con 200.000 euros.

En este apartado se incluyen también los convenios para la integración de colectivos tradicionalmente marginados: con la Fundación Secretariado Gitano para la promoción de actividades entre la población gitana de nuestra provincia, con el Ayuntamiento de Peñafiel para el desarrollo de programas orientados a modificar conductas discriminatorias y de integración social y cultural; con Cáritas, el Ayuntamiento de Mayorga y la Fundación Patronato San Lázaro para la gestión del albergue social; y, finalmente, el contrato de mediación cultural para resolver los problemas que surgen en las intervenciones de los servicios sociales básicos prestados por la red de CEAS con la población inmigrante.