Lesaffre Ibérica entrega 5.766 kilogramos de azúcar al Banco de Alimentos de Valladolid

Viernes, 23 de febrero de 2018

Los representantes de la empresa española de capital francés, Lesaffre Ibérica, han entregado a la Fundación Banco de Alimentos de Valladolid 5.766 kilogramos de azúcar, cantidad que se ha conseguido reunir gracias a la campaña llevada a cabo entre los empleados de esta compañía.

Esta iniciativa que se encuentra desde hace años enmarcada dentro del programa marco de Responsabilidad Social Corporativo de esta empresa, ha contribuido en este 2018 de una manera extraordinariamente positiva, ya que esta donación ha venido a complementar las pocas existencias de azúcar que había en el Banco de Alimentos de Valladolid en esos momentos.

Además, este programa no sólo tiene la implicación directa de sus empleados, sino que la empresa también se involucra con esta acción social aportando su granito de arena. Este año, un tercio de las casi seis toneladas de azúcar que han sido donadas directamente por sus empleados se han complementado con los dos tercios restantes que ha aportado la compañía.

El grupo Lesaffre tiene una vinculación muy estrecha con Valladolid. Aunque sus productos se encuentran presentes en la península ibérica desde hace más de 70 años, en 1991 se establece definitivamente en la ciudad al adquirir la antigua fábrica de levaduras situada en el Callejón de la Alcoholera. La actual fábrica, ubicada en la Avenida de Santander, es una de las fábricas de biotecnología más modernas del mundo.

Lesaffre Ibérica es hoy la empresa de referencia en el cultivo de levaduras en España y Portugal y sus productos se comercializan en los mercados de panificación, nutrición animal, fertilizantes, fitosanitarios, alimentación humana, vinificación, cervecería, cosmética, nutrición humana, farmacia, y producción de alcoholes y bioetanol.

Lesaffre es un grupo familiar, francés, fundado en 1853 que desarrolla su actividad en el campo de la biotecnología. Con la innovación como pilar de desarrollo sus productos se venden hoy por todo el mundo. El volumen de negocio en 2017 fue de 2.000 millones de euros, con 10.000 empleados y 63 plantas de producción en diferentes países.